PROYECTO DE APOYO A LA PARENTALIDAD POSITIVA CON FAMILIAS ADOPTIVAS

Desde el mes de septiembre del 2016 hasta diciembre del mismo año, hemos desarrollado un proyecto de apoyo a familias adoptivas y a futuros padres que están en proceso de idoneidad y espera para adoptar. El proyecto ha sido desarrollado desde a Asociación Canaria de Terapia Familiar, de la que formo parte, junto a 11 compañeros más que se dedican también a la Terapia Familiar, siendo 6 profesionales en la provincia de Las Palmas y 6 en la provincia de Tenerife. Además, 4 compañeros más se dedicaron a otro proyecto enfocado al apoyo a la búsqueda de orígenes de personas adoptadas.

Los proyectos han sido llevados a cabo para la Dirección General de Dependencia, Infancia y Familia del Gobierno de Canarias.

El acompañamiento terapéutico a la realidad de la adopción ha sido una de las experiencias más intensas y preciosas de mi carrera profesional, un aprendizaje continuo para mí mismo, sobre cómo historias separadas encuentran un nexo común a través del vínculo y cómo desde ahí se puede construir una historia común con significados compartidos, donde una familia puede llegar a reparar el daño generado por una historia de abandono y/o maltrato.

Hemos trabajado en formato grupal, tanto con los futuros padres, como con padres y niños/as adoptivos, llevando además las historias de las personas que ya han pasado por la experiencia de ser padres adoptivos a los grupos de las personas que están en proceso de espera. La ilusión, el afecto, la protección, el apego, la empatía y la presencia confluyen también con sentimientos de fracaso, de frustración, de rechazo y de incomprensión que necesitan ser acompañados y contenidos. Sentimientos necesarios y útiles si pueden ser mirados y entendidos para poder ser transformados.

Todas las personas participantes han hecho una devolución de la necesidad de que exista una continuidad de un servicio como este, la necesidad de disponer de un grupo de apoyo y acompañamiento para procesos tan importantes en sus vidas. Facilitar una parentalidad terapéutica que pueda dar un vínculo de apego seguro, y es que la relación es la que daña pero también la que sana, para ello el trabajo personal del que va a brindar la relación reparadora es fundamental. Las personas participantes han demostrado querer hacerlo, aprovechando su experiencia como padres para aprender ellos mismos a ser mejores personas, más humildes, más conscientes y más disponibles para poder a su vez educar a sus hijos/as en la humildad, la conciencia y el amor.

Próximamente es posible que presentemos el trabajo en el Congreso Relates de Lisboa de Terapia Familiar y también en el Congreso de la FEATF en Cartagena, os mantendremos informados…

Scroll To Top